¡Ahora o nunca!

Esta frase me ha acompañado durante casi toda la vida, siendo el motor muchas veces para atreverme a saltar, trabajando la confianza y viendo como el Universo respondía y estaba ahí para sostenerme. He aprendido que, para construir cosas nuevas, es necesario hacer espacio desaprendiendo las antiguas.  

Siempre me ha gustado escribir mis reflexiones en cuadernos y diarios donde poder plasmar cómo me sentía. Ha sido la manera que he usado para expresarme y sacar todo lo que me ha costado tanto decir en voz alta durante mucho tiempo. Es una manera también que me ayuda a entenderme, en definitiva, escribir para mí es una auténtica terapia

Así que desde el momento que decidí apostar por ser la directora de mi vida y crear esta web, supe que un Blog sería indispensable.  De esta manera podría compartir mis reflexiones con toda la gente que quisiera leerlo y poder nutrirnos mutuamente para crecer y aprender. 

¡Ahora o Nunca! es un mantra que uso cuando se presentan adversidades, o como yo las llamo “oportunidades de aprendizaje”, porque la vida me enseñó a los 14 años que hoy estamos y mañana no. Con esa edad, perdí a mi primo Jorge de una manera inesperada, lo que además de ser muy doloroso fue un gran aprendizaje. Ese dolor se convirtió en el motor que me impulsa a aprovechar cada segundo de este regalo de vida que tan afortunada me siento de vivir. 

A veces cuando dejo que la mente se apodere y le doy más fuerza a la oscuridad, me olvido de ese mantra por un tiempo. En cuanto soy consciente de ello, vuelvo a mírespiro, conecto cogiendo fuerzas, confío y salto. Esto es lo que hice en el momento en el que decidí apostar por mí, por este proyecto, y por vivir una vida con propósito.   

Gracias a él decidí saltar en los siguientes momentos de mi vida: 

  • Ir a vivir a Londres cuando acabé la carrera de Geología en el 2008 justo antes de que empezara la crisis para aprender inglés.
  • Viajar a Egipto en 2011 justo después de las revueltas porque vivía un amigo.
  • Hacer parapente en sandalias en Vejer porque no iba a volver a ese lugar.
  • Dejar de dar clases de profesora de inglés en Zaragoza por trabajar en los juegos Olímpicos de Londres volviendo a dejar atrás todo

ahora creer en mí, en mi proyecto de vida, sabiendo que con trabajo, constancia y paciencia los sueños se van cumpliendo. Y si he logrado desarrollarme y crecer en todas las empresas que hasta ahora he trabajado, por qué no invertir toda esa energía en crear un mundo mejor aportando todo lo que hay dentro de mí desde el corazón.

¡Así que ahora o nunca, este es el mantra del empiece de este Blog! 

¿Cuántas veces te ha servido este mantra para tomar una decisión ante una oportunidad?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad